RALLYE VILLA DE LLANES

Llanes, 29 de septiembre: Buen rallye con final algo desafortunado para el equipo Renault Sport–Banco de Madrid en Llanes, donde se disputó la séptima prueba del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto 2013. 

El rendimiento de Joan Carchat y Albert Garduño con el Megane N4 en el 37º Rally Villa de Llanes fue realmente notable a lo largo de practicamente toda la jornada, pero un inoportuno problema de la caja cambios durante el transcurso del último tramo de la competición les hizo perder dos posiciones justo cuando su buena monta de ruedas les daba grandes posibilidades de terminar entre los diez mejores de la general scratch y optar al triunfo absoluto en el grupo N.

La habitual climatología cambiante del oriente asturiano pareció dar tregua a los participantes durante la primera mitad del rallye, disputándose todos los tramos de la mañana sobre piso seco. En ellos, Carchat-Garduño fueron incrementando su ritmo de forma progresiva, iniciando la jornada en el puesto trece para acercarse ya a los diez mejores cuando se completaba la primera mitad del rallye, a la que el Renault preparado por Puskas Racing llegaba en la undécima plaza de la general scratch, siendo cuarto entre los vehículos con tracción delantera y segundo del grupo N.  

Por la tarde la formación dirigida por Carlos Dorado acertaba en su apuesta por llevar dos ruedas de recambio para piso mojado de cara al bucle final del rallye, en el que la amenaza de lluvia se acaba concretando justo antes de la disputa del largo último tramo, segunda pasada por Valle Oscuru, con más de 25 kilómetros de longitud. Con dos neumáticos para lluvia montados en el Megane N4, Carchat-Garduño salían dispuestos a aprovechar la ocasión para ganar posiciones en la tabla, ya que gran parte del resto de coches que ocupaban las primeras plazas iban calzados con gomas lisas para piso seco. Sin embargo, a poco de comenzar el tramo empezaban a saltarse las marchas de la caja de cambios del Renault lo que no sólo impedía a Carchat atacar sino que le obligaba a un duro trabajo para, al menos, lograr alcanzar la meta.

Un objetivo que finalmente lograba el piloto del equipo Renault Sport–Banco de Madrid, aunque el tiempo perdido le hacía retroceder dos posiciones en la clasificación final, terminando el Megane N4 decimotercero scratch, sexto entre los coches de tracción delantera y segundo del grupo N, categoría en la que sumaba una vez más el máximo de puntos del apartado de Producción.

Pulse sobre las imágenes para descargarlas a mayor resolución: